lunes, 6 de octubre de 2014

El rol del tutor virtual

El rol del tutor virtual
@alexas1
bettyolivares.blogspot

Cuando hablamos de proyectos e-learning, inmediatamente nos viene a la cabeza el poder estudiar a distancia y en el tiempo que uno disponga, en ocasiones los alumnos, también lo relacionan con programas académicos de baja presión o light. Sin embargo, hablar de e-learning implica mucho más que eso, sobre todo, que no son programas ligeros, ya que la mayoría de ellos, necesitan de disposición y trabajo igual o de mayor grado que los presenciales.  Es por ello, que cuando el alumno se da cuenta de su que su percepción era distinta y debe dar de su tiempo, organizarse y sobre todo desarrollar otro tipo de competencias como la digital y el ser autodidacta, es cuando desiste y desertan de la modalidad. Es precisamente en ese momento, cuando salta la figura del tutor virtual como un elemento fundamental para que desde los primeros días del curso, el alumno se sienta acompañado y sobre todo seguro de que lo que está aprendiendo le será de utilidad en su vida profesional, que se atreva a romper retos y disfrute al máximo la modalidad, de lo contrario, se desmotivará y abandonará sus estudios. Es por ello, que el tutor virtual, juega un papel preponderante en este proceso de enseñanza y aprendizaje.

Cuando se planea un curso a distancia, el Diseñador Instruccional, realiza diversos análisis que le sirven para identificar desde el tipo de contenido que establecerá en el curso, hasta las actividades más apropiadas para el mismo, todo esto, considerando como punto clave al alumno. Sin embargo, de poco servirán los materiales atractivos, y las actividades si el alumno no se siente acompañado y motivado por parte de sus tutores, por ello, es que esta figura es emblemática en un proceso de enseñanza y aprendizaje mediado por tecnología. Si logramos entender lo que motiva a los estudiantes, sin duda podemos mejorar la experiencia de aprendizaje. Por lo tanto, una de las tareas del tutor virtual, es averiguar lo que motiva a sus alumnos y luego usar esos conocimientos para hacerlos participar en el curso.

Durante este proceso de aprendizaje, hay que tratar de involucrarnos más con el alumno, hay que conocerlo, dedicar un par de minutos para escribirles un mensaje para saber qué hacen,  qué les gusta, porqué decidieron inscribirse en el curso, qué actividades realizan en sus tiempos libres, etcétera, toda esta información nos dará un panorama para identificar qué otras actividades puedo desarrollar para motivarlos a participar en cada una de las actividades que han sido diseñadas.
Otro punto clave, es tratar de estimular la curiosidad, cuando las personas sienten curiosidad, muestran un mayor deseo de saber más acerca de un tema. Como resultado, los estudiantes estarán naturalmente más motivados a aprender este nuevo material cuando tienen curiosidad acerca de cómo puede mejorar sus funciones en el trabajo. Para ello, puede proporcionarle casos, información novedosa que le sea de utilidad en su vida profesional o personal, anímelos también a compartir información que ellos conozcan y que considere les pueda ser de utilidad a sus demás compañeros, qué platiquen sus experiencias e involucrarlos.

Por otra parte la realimentación es fundamental en este proceso, no deje pasar mucho tiempo sin hacer comentarios en los foros o demás actividades, recuerde que la retro debe ser específica y relevante, no se vale colocar mensajes como “muy bien”, “ de acuerdo”. Hay que hacerles una realimentación que en verdad les ayude a conocer su nivel. Como docentes, castigamos al alumno que responde con monosílabos o que no investiga y sólo contesta con “estoy de acuerdo con todo lo que dijo mi compañero”, nosotros no podemos caer en ello.
Hay que recordar que al estar trabajando bajo una modalidad a distancia, el poder hacerle ver al alumno sus errores pero también sus aciertos, es básico. Dedica un tiempo para exponer tus sugerencias y comentarios a cada uno de los participantes y motívalos a seguir aprendiendo o investigando. Un alumno cuando recibe una buena realimentación, se siente emocionado y con ganas de continuar sus estudios, un alumno que considera que sus aportaciones no son tomadas en cuenta, seguramente abandonará sus estudios.

El acompañamiento es primordial para mantener a un alumno motivado, para ello, tendremos que formar una comunidad. Cuando se logra esto, el aprendiz se da cuenta de las ventajas de los proyectos en línea y se sentirá mucho más responsable de su aprendizaje. El alumno motivado, estará más en contacto con el tutor, así que, no olvides estrechar lazos con aquellos que no suelen escribir o de los que sabes poco. La figura del tutor virtual es elemental en este proceso, y seguramente, cuando el alumno culmine su curso, te sentirás mucho más contento con tu labor docente.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada